Encuentro de Tlacololeros en Chilpancingo; la tradición de la danza regional

Luis René Ramírez Rivera (Texto y Fotos) || Chilpancingo, Gro..- El sábado pasado se vivió el encuentro tradicional de Tlacololeros en el atrio de la iglesia de San Antonio de Padua, y que se lleva a cabo año con año, participando los grupos de danza de los cinco Barrios de ésta ciudad capital,

Luego de hacer un recorrido por seis calles llegaron a la iglesia para brindar el saludo al Santo Patrono e iniciaron el espectáculo de los Tlacololeros, para después hacer la entrega de la Banda de Señorita Tlacololero a Karen Crúz.

En ésta ocasión se hicieron entrega de reconocimientos Post Morten a las familias de la maestra María Bautista Meza y de Don Mateo González Alcocer, así como a los amigos solidarios que cooperaron para esta edición.

Se pudo apreciar el famoso Porrazo a cargo de participantes del Torneo de Tigres de Chilpancingo y El Chirrión  producciones entregó una mascara de Tigre a la Danza del Fortín.

La Asociación Cultural San Antonio es la encargada de éste festejo desde hace 18 años, misma que está integrada por vecinos del barrio del mismo nombre, que en su inicio formaron parte de la mayordomía de la iglesia de San Antonio; eran alrededor de 15 matrimonios

Cuando terminó el ciclo de la mayordomía optaron por hacer una asociación civil para rescatar la danza de los Tlacololeros, que en ese tiempo se estaba perdiendo la tradición y para evitarlo se optó por hacer el día del Tlacololero el primer sábado del mes de junio.

Así es como año con año se sumaron danzas de los cinco Barrios que son Tequicorral, Santa Crúz, San Francisco, San Mateo y el anfitrión San Antonio, además que se fueron sumando colonias de la ciudad y los municipios de Chichihualco, Chilapa y Tixtla, por lo que éste encuentro cultural tradiconal fue creciendo.

El maestro Gelacio Gática fue fundamental en en la formación de muchos jóvenes, ya que los instruyó para aprender a tocar la flauta y el tambor y a otros les enseño a danzar los 12 sones de lo que los Chilpancingueños consideran nuestra danza madre.